La intención del Ayuntamiento de Barcelona es extender este proyecto a toda la ciudad en un periodo máximo de dos años. El proyecto Radar, que dio comienzo en 2008 y del que ya os nos hicimos eco hace unos meses, surgió en el barrio Camp d’en Grassot como experiencia piloto pero los buenos resultados provocaron que rápidamente se continuara extendiendo. Radars, tiene como objetivo reducir al máximo el riesgo de aislamiento y exclusión social de las personas ancianas que viven solas.

La base del proyecto es muy social, e implica que personas mayores y vecinos mantengan relaciones más o menos habituales, con lo que gracias a esta participación ciudadana, las instituciones competentes son avisadas con mayor rapidez ante cualquier imprevisto, ya que es el propio vecino, el que ve al anciano diariamente, el que comunica alguna posible anomalía en el comportamiento del mismo.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona han explicado que el proyecto se ha demostrado eficaz y viable gracias a la complicidad y participación de los vecinos algo que ha hecho plantearse a la administración extender este proyecto a la totalidad de la ciudad.

No debemos olvidar que los radares son vecinos, comerciantes, profesionales, etc… pero ante todo son personas que están ahí voluntariamente, por lo que debemos mostrar todo nuestro agradecimiento -como empresa que se dedica a la limpieza de empresas en Barcelona– por su labor social. Este proyecto no pretende sustituir otras medidas de seguimiento como la Plataforma de Seguimiento Telefónico, sino un complemento que ayude a detectar posibles anomalías, mucho antes de que sean detectables en una escucha telefónica.

Según fuentes del Ayuntamiento de Barcelona, a finales de este año, el proyecto “Radars” se extenderá al Baix Guinardó y entre el 2013 y el 2014 se implantará en el resto de Gràcia, y en los distritos de Sarrià-Sant Gervasi, Eixample, Horta-Guinardó, Sant Martí, Les Corts y Sants-Montjuïc.